La CFE se encuentra en un proceso de renegociación de seis contratos firmados durante la gestión (2014-2016) de Enrique Ochoa Reza. El proceso comenzó después de que la CFE determinara (2019) la existencia de cláusulas “leoninas” que favorecen a empresas como Carso, Fermaca, Ienova y Transcanada. Se trata, en algunos casos y de acuerdo con la ASF, de gastos de inversión sin “valor económico” y “rentabilidad” para la CFE.

Seis de los siete gasoductos que hoy enfrentan demandas de arbitraje de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por supuestas cláusulas “leoninas” –como dice el Presidente Andrés Manuel López Obrador– en sus contratos fueron aprobados durante la administración del priista Enrique Ochoa Reza (2014-2016).

“La necesidad de tener contratos de transporte de gas natural obedece a que Petróleos Mexicanos, desde hace una década y hasta la fecha, ha visto reducida su capacidad de producción de gas natural, lo que ha generado desabasto y alertas críticas ante la imposibilidad de Pemex de suministrar gas natural oportuno al sector industrial del país y a la CFE”, dijo Ochoa Reza en entrevista con SinEmbargo. “En consecuencia […] se inició una estrategia dentro de la CFE para impulsar contratos de gas natural para sustituir los combustibles contaminantes como el combustóleo y el diésel”.

Las cláusulas contractuales, que están detrás de la solicitud de arbitraje internacional entre la Comisión y las empresas (Carso, Fermaca, Ienova y Transcanada) que administran los gasoductos, establecen que la CFE deberá pagar tres tipos de tarifas, entre las que se cuenta un “cargo fijo por capacidad” que deberá ser cubierto a pesar del servicio y/o en proyectos que estén detenidos por casos fortuitos o de fuerza mayor.

En marzo de este año, la CFE comunicó que las cláusulas son “leoninas” porque “se paga hasta ocho veces más de lo que se contrató”; porque “a la CFE no le dan derecho de tener propiedad de los ductos”; porque las cláusulas para casos fortuitos o de fuerza mayor “obligan a la CFE a pagar a las empresas privadas multas” inadecuadas, además de que el Consejo de Administración de la CFE “no aprobó en su momento los contratos”.

De acuerdo con el doctor Enrique Ochoa Reza, este tipo de cláusulas son “habituales” en el sector energético mexicano e internacional, con la finalidad de dar seguridad a las instituciones financieras que otorgan los créditos necesarios, para el desarrollo de los proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *