En México, los jóvenes que buscan trabajo sufren discriminación por su color de piel o su lugar de residencia; hay tres millones que están disponibles para trabajar pero no buscan porque saben que no lo encontrarán; de los que tienen empleo, el 63 por ciento no tiene un contrato y el 80 por ciento del total de jóvenes que trabajan, tienen un ingreso insuficiente, que apenas les alcanzaría para mantener a una familia de dos personas.

De acuerdo con la Alianza para el Trabajo Digno, una iniciativa que reúne a más de 30 organizaciones civiles y empresariales, las condiciones laborales de los jóvenes en México vulneran sus derechos, su desarrollo y los acercan a la precariedad.

Al respecto, Tere Lanzagorta, Directora de Youth Build México, dijo que aunque las personas jóvenes tienen derecho a un trabajo digno, en el país la mayoría carecen de trabajo o sufre la vulneración de sus derechos.

María Ayala, de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, señaló que a fines de 2018 había tres millones de jóvenes desocupados o disponibles para trabajar pero que ya no buscan trabajo porque saben que no lo van a obtener, pero quienes lo tienen, el 80% tienen un ingreso insuficiente, es decir, menor al precio de la canasta básica para dos personas, cerca de 6 mil pesos, y el 63% de los que trabajan no tienen contrato, es decir, 7 millones 232 mil.

Daniela Dorantes, directora de Servicios a la Juventud (Seraj), indicó que dada la prioridad que el Gobierno de México ha puesto en el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, debe considerarse que es una medida provisoria, a la que se le tiene que mejorar la articulación, los diálogos con empleadores para favorecer a los que tienen más complicaciones para trabajo, sumar una campaña para promover el concepto de trabajo digno y favorecer más a las mujeres porque ellas son las que enfrentan más barreras.

También habló sobre la importancia de esclarecer los indicadores de resultados, que éstos tienen que estar alineados al objetivo y finalidad del programa y que estén sujetos a revisión.

Otros datos presentados el día de hoy muestran que en México, los jóvenes padecen el doble del desempleo respecto a personas adultas, aún así hay 15 millones 500 mil jóvenes que trabajan, pero 51 por ciento no tiene seguridad social. En total, 42 por ciento vive en condiciones de pobreza.

En este sentido instaron a que el programa de “Jóvenes Construyendo el Futuro” se enfoque más en los que tienen mayores obstáculos para conseguir un trabajo, que desarrolle también “habilidades blandas”, capacitación técnica, que ofrezca servicios de mediación laboral y servicios de cuidado de niñas y niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *