En 2014, la minera derramó químicos sobre el río Sonora, dejando graves daños en la salud de decenas de personas

pesar que continúan padeciendo graves enfermedades y que en la mayoría de los afectados en su salud por el derrame tóxico de la mina de Grupo México son niños y ancianos, las autoridades del gobierno federal permitieron que la empresa responsable cierre definitivamente la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental de Sonora (UVEAS).

Según el Convenio de Concertación de Acciones del Fideicomiso Río Sonora, firmado entre la Comisión de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y Grupo México, la UVEAS que sería una clínica permanente para la atención de las víctimas, que se quedó en obra negra y que funcionaba en una casa habilitada como consultorio, cerrará sus puertas de manera definitiva el próximo 6 de agosto, justamente al cumplirse cinco años del que es considerado como el desastre ambiental más grave en la historia de la minería nacional.

Los registros oficiales de Cofepris y Grupo México reconocen que existen 381 personas con metales pesados en su organismo por el derrame de la mina Buenavista del Cobre.

Ante el desdén abandonan sus casas

En un recorrido realizado por los pueblos aledaños al río Sonora, Excélsior constató que ante el desdén de autoridades gubernamentales muchas familias están optando por migrar de la zona para evitar que sus hijos continúen expuestos a la contaminación.

El diagnóstico ambiental de la cuenca del río Sonora, elaborado por la Universidad Nacional Autónoma de México por solicitud de Grupo México, establece que más de 70 por ciento de la población infantil en San Felipe de Jesús podría tener altos niveles de plomo en la sangre, superior a diez microgramos por decilitro que representan un riesgo a su salud.

Los datos

El 6 de agosto de 2014, Grupo México vertió 40 mil metros cúbicos de lixiviados de sulfato de cobre acidulado en el arroyo Tinajas, y posteriormente en el afluente de los ríos Bacanuchi y Sonora, convirtiéndose así en el peor desastre ecológico en México, el cual afectó a cientos de personas.
La Semarnat, a través de la Profepa, identificó a la empresa minera Buenavista del Cobre (de Grupo México) como la responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *