Nuestro país es un claro ejemplo de que damos tolerancia a lo intolerable. Podrán existir muchas campañas encaminadas al respeto de los derechos de las Personas con Discapacidad, pero si no se atienden de raíz la falta de respeto y sensibilización hacia ellas, no habrá grandes avances o cambios.

Mucho se ha hablado de la falta de accesibilidad de las Personas con disCAPACIDAD (PCD) en nuestro país, pero muy pocas acciones tanto gubernamentales como ciudadanas se han hecho en favor de ellas.

Si bien a las PCD les corresponde el pleno ejercicio de derechos por Ley (como es el tener acceso a todos los servicios gubernamentales y no gubernamentales), estos son sólo letra muerta, ya que muy poco interés han puesto las autoridades de los tres niveles para que sus derechos sean plenamente ejercidos, vigilados y sancionados.

¿Qué necesitamos para que las PCD ejerzan sus derechos?

Es necesario que nuestras autoridades hagan cumplir la Convención de los Derechos de las Personas con disCAPACIDAD, ya que como miembros de la ONU y al haberla firmado, están obligados a llevar a cabo cada una de las disposiciones y políticas encaminadas a la INCLUSIÓN de las PCD.

La política asistencialista por parte de los gobiernos en sus tres niveles hacia este grupo vulnerable no es necesariamente mala, sin embargo, considero que dicha política va en sentido contrario ya que, primeramente se debe garantizar el goce pleno de los derechos de las PCD, para después poder hacer uso de todos esos apoyos asistencialistas.

personas con disCAPACIDAD

Se trata de ayudas a medias, como regalar sillas de ruedas (por cierto, práctica que suele ser la más común), pero la pregunta de fondo es: ¿Cómo usar sillas de ruedas en ciudades donde la movilidad es limitada por tantas barreras? ¿Cómo regalar sillas de ruedas en ciudades que son intransitables para las PCD? ¿Que no debería primeramente el gobierno garantizar el pleno derecho a la ciudad de las PCD antes que regalar sillas de ruedas?

Primero debemos tener en claro que el término correcto es Personas con Discapacidad, ya que antes que cualquier cosa, somos personas. Además, NO DEBEMOS ENCASILLAR A LAS PCD como aquellas que solamente TIENEN MOVILIDAD REDUCIDA, hay diversos tipos de discapacidad (visual, intelectual, auditiva, motriz, inclusive múltiple). También es importante saber que las instalaciones, tanto públicas como privadas, para garantizar el efectivo ejercicio de los derechos de las PCD, no sólo requieren de ciertas adaptaciones, sino también de personas capacitadas para su atención. Toda institución pública y privada debería contar con instalaciones accesibles para las personas con algún tipo de disCAPACIDAD- desde su llegada hasta su salida-, para poder realizar un trámite u obtener un servicio.

Nuestro país es un claro ejemplo de que damos tolerancia a lo intolerable; algunas veces, por ejemplo, los “servidores públicos” se han dado a la tarea de servirse de su función a contentillo, cuando las personas invaden los espacios exclusivos y buscan ejercer los derechos de las personas con disCAPACIDAD; es entonces cuando las leyes y reglamentos se vuelven mágicamente flexibles para el infractor, como consecuencia de que la autoridad permite y no sanciona como sus facultades indican, ya que “damos chance” o “cinco minutitos, nomás” . Otro Ejemplo de esto se da cuando son los mismos funcionarios (de rango medio a alto) quienes violentan los derechos de las PCD ocupando los lugares de estacionamiento exclusivos, y en ocasiones hasta para sus familiares. En estos casos existe toda la disponibilidad de recursos materiales, humanos y financieros para su comodidad y accesibilidad, ya que éstas se convierten en la prioridad, sin embargo cuando una PCD requiere de la autoridad para ejercer su derecho de Accesibilidad y Movilidad (estacionamiento y libre desplazamiento en nuestras ciudades), difícilmente ejercen sus funciones. Créame, como persona con discapacidad, lo he vivido todos constantemente.

Podrán existir muchas campañas encaminadas al respeto de los derechos de las PCD, pero si no se atienden de raíz la falta de respeto y sensibilización hacia ellas, no habrá grandes avances o cambios. Estamos hablando de que requerimos cambios culturales fuertes.

Personas con disCAPACIDAD

Es muy común que la ciudadanía en general, sin ningún reparo, ocupe las banquetas para todo: comercio, estacionamiento, aparador, jardinería, etc., menos para el fin para el que fueron construidas, y es que, ¿quien va a pensar que ahí transitan usuarios de silla de ruedas, personas que utilizan alguna ayuda para su movilidad como bastones o andaderas, personas con disCAPACIDAD visual y, en sí, toda persona considerada como peatón?

Qué tal aquellas personas que ocupan los cajones de estacionamiento para las PCD sin necesitarlos o sin el permiso correspondiente; ciudadanos que obstruyen una rampa desde un “RATITO” hasta horas. ¿Qué hacemos cuando no sólo la autoridad, sino los mismos ciudadanos son quienes no permiten el efectivo goce de derechos a las PCD?

La ACCESIBILIDAD es un derecho que muy poco se da en nuestras ciudades al limitar la movilidad de las PCD. Un claro ejemplo de esto se da cuando el transporte público no está adaptado para las necesidades de una PCD, o cuando los Bancos no adecuan la altura de sus ventanillas para usuarios de sillas de ruedas o personas de talla baja.

Qué me dice de cuando los restaurantes de comida rápida están diseñados para hacer filas de pie; o de cuando los edificios públicos que, antes que ser modificados para su accesibilidad, preferimos que sean parte de un “PATRIMONIO CULTURAL”, dando más valor a lo material que a su funcionalidad. Y qué decir de las Personas con disCAPACIDAD visual, las cuales tienen que batallar día a día en su movilidad e inclusión; al vivir en un país donde el braille o la tecnología apropiada no son utilizadas y mucho menos son materia de enseñanza en las aulas.

Es el mismo caso del Lenguaje de Señas Mexicana (LSM), indispensable para las personas sordo mudas, que lamentablemente tampoco es utilizado por las empresas, ni tienen personal capacitado para atender este sector.

Como la mayor parte de los problemas que atañen a nuestro país, la accesibilidad y movilidad de las PCD no es sólo una cuestión gubernamental; ésta visión debe ser construida por todos los sectores que involucran a una sociedad, ya que este tema es multidisciplinario y requiere de una estrategia integral para que se dé dicha inclusión.

Así pues, es necesario ir construyendo esquemas educativos que permitan forjar una nueva generación de “PROFESIONISTAS INCLUYENTES” en todas las disciplinas (Arquitectura, Ingeniería, Urbanismo, Diseño, Medicina, Prestadores de servicios turísticos, Políticos y demás).

Los medios de comunicación como la televisión digital, el internet, la radio, periódicos, revistas y otros, aún no son accesibles en su totalidad, es pues una tarea pendiente que nos atañe a todos y que poco a poco deberá ir penetrando en todos los ámbitos.

Es necesario reflexionar: ¿Qué estamos haciendo por la INCLUSIÓN de las PCD? Gran parte de la sociedad mexicana se ha vuelto apática a las necesidades de las PCD, en donde la cortesía, el respeto y la solidaridad se han perdido parcial o hasta totalmente.

Existe una gran deshumanización hacia este sector en nuestro país, y si bien la disCAPACIDAD es en su mayoría de nacimiento, tomemos en cuenta que ésta también se puede adquirir y que cualquier persona es susceptible a ello. Por ejemplo, una de las principales causas de discapacidad son los siniestros viales por exceso de velocidad en vehículos motorizados; respeta los límites de velocidad y al peatón, usa casco si vas en moto y no te conviertas en una estadística más. La prevención es básica.

Cada uno puede hacer algo para eliminar las barreras de accesibilidad y movilidad, descartemos las costumbres que no contribuyen a una solución, y peor aún, que son el ejemplo que les estamos dando a nuestros hijos y a los que nos rodean, como esas incómodas miradas de la gente hacia las PCD en el lugar donde entran o pasan, ya que el ser PCD NO DEBE SER OBJETO DE ESCRUTINIO OCULAR OBLIGATORIO.

No copies lo malo, copia lo bueno, al estacionarte en una banqueta, rampa, obstruir un paso peatonal, en fin, al cometer cualquier falta vial,, limitas la accesibilidad y la movilidad a todo peatón, incluyendo a las PCD.

Si bien la disCAPACIDAD no es sinónimo de incapacidad, no está en el individuo con disCAPACIDAD por sí sólo incluirse en la sociedad. La INCLUSIÓN es responsabilidad de todos y nace en el hogar y en los centros de educación básica, ahí donde se fomentan e inculcan valores. No se lo dejes a otros, actuemos hoy, educando nuevas generaciones inclusivas, personas que desde su niñez busquen la inclusión y que se conviertan en funcionarios públicos sensibilizados y comprometidos en temas de inclusión, accesibilidad y PCD.

Realmente el camino es muy largo para llegar a un MÉXICO INCLUYENTE, sin embargo no será posible mientras no se le dé la importancia ni se ponga la debida atención a este sector de mexicanos con disCAPACIDAD que oscilan entre los 7.7 millones y que día a día se van incrementando.

Por lo tanto, si queremos resultados en un corto plazo la capacitación en el tema así como la sensibilización, juegan un papel muy importante, enfoquémonos en esto y así algún día lograremos una verdadera inclusión.

¡¡¡Construyamos un México Incluyente!!!

Via: AGUSMARTE

3 Replies to “México, un país inaccesible para las personas con disCAPACIDAD”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *